• Tras cuatro años de negociaciones, la UE y el Reino Unido llegaron a un acuerdo sobre las condiciones de la cooperación entre ambas partes, una vez que la isla británica está fuera de la UE a todos los efectos

• Ahora corresponde al Parlamento Europeo dar su consentimiento sobre este acuerdo y al Consejo adoptar una decisión para que pueda entrar plenamente en vigor


Bruselas, 11 de enero de 2021. La Comisión Europea llegó el 24 de diciembre de 2020 a un acuerdo con el Reino Unido sobre los términos de su futura cooperación con la UE. Un acuerdo que fue firmado por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, seis días después, y que consta de tres pilares principales:

Un acuerdo de libre comercio: El acuerdo abarca el comercio de bienes y servicios y una amplia gama de otras áreas de interés para la UE, como la inversión, la competencia, las ayudas estatales, la transparencia fiscal, el transporte aéreo y por carretera, la energía y la sostenibilidad, la pesca, la protección de datos y la coordinación de la seguridad social. Se trata de un acuerdo que va más allá de los recientes acuerdos de libre comercio de la UE con otros terceros países ya que establece aranceles y contingentes nulos para todas las mercancías que cumplan las normas de origen correspondientes.

Ambas partes se comprometieron a garantizar unas condiciones de competencia equitativas y sólidas manteniendo unos niveles elevados de protección en ámbitos como el medio ambiente, la lucha contra lo cambio climático y la fijación de los precios del carbono, los derechos sociales y laborales, la transparencia fiscal y la ayuda estatal, un mecanismo vinculante de solución de controversias y la posibilidad de que ambas partes adopten medidas correctivas.

En relación con la pesca, las partes acordaron un nuevo marco para la gestión de las cuotas de pesca en sus aguas, pudiendo el Reino Unido seguir desarrollando sus actividades pesqueras, al tiempo que se salvaguardan las actividades y los medios de vida de las comunidades pesqueras europeas y se preservan los recursos naturales. Esto es así dado que el acuerdo establece que los buques pesqueros europeos seguirán teniendo acceso a las aguas del Reino Unido durante un período de transición de 5 años en el que habrá una reducción gradual hasta el 25% de las cuotas de pesca de la UE en aguas británicas.

Una vez finalizado dicho período transitorio, la UE y el Reino Unido celebrarán consultas anuales para acordar las oportunidades de pesca con miras a la ordenación sostenible de la misma y los recursos marinos, preservando al mismo tiempo las actividades y los medios de vida de las comunidades pesqueras que dependen de esas aguas y recursos.

En cuanto al transporte, el acuerdo prevé una conectividad continua y sostenible por aire, carretera, ferrocarril y mar, aunque el acceso al mercado está por debajo del que ofrece el Mercado Único. Incluye disposiciones para garantizar que la competencia entre los operadores de las partes se lleve a cabo en igualdad de condiciones, de modo que los derechos de los pasajeros, de los trabajadores y la seguridad del transporte no se vean menoscabados. En cuanto a la energía, el acuerdo proporciona un nuevo modelo para el comercio y la interconectividad, con garantías para una competencia abierta y justa, incluyendo normas de seguridad para la producción de energía renovable en el extranjero. En lo relativo a la coordinación de la seguridad social, el acuerdo tiene por objeto garantizar los derechos de los ciudadanos de la UE que trabajan, viajan o se trasladan al Reino Unido, y de los nacionales británicos que trabajan, viajan o se trasladan a la UE después de 1 de enero de 2021.

Por último, el acuerdo permite que el Reino Unido siga participando en cinco programas emblemáticos de la UE para el período 2021-2027 (con sujeción a una contribución financiera al presupuesto de la UE): Horizonte Europa, Copernicus, el Programa de Investigación y Formación de Euratom, la instalación de pruebas de fusión del ITER y el acceso a los servicios de vigilancia y seguimiento espacial (VSE) de la UE.

Una nueva asociación para la seguridad de los ciudadanos: El Acuerdo establece un nuevo marco para la cooperación policial y judicial en asuntos de derecho penitenciaria y civil, reconociendo la necesidad de una sólida cooperación entre las autoridades policiales judiciales nacionales para combatir y perseguir la delincuencia y el terrorismo transfronterizos, y crea nuevas capacidades operativas, teniendo en cuenta el hecho de que el Reino Unido no tendrá las mismas facilidades que antes. La cooperación en materia de seguridad puede suspenderse en caso de que el Reino Unido incumpla su compromiso de seguir adhiriéndose al Convenio Europeo de Derechos Humanos y a su aplicación interna.

Un capítulo específico sobre la gobernanza: El acuerdo proporciona claridad sobre la forma en que se operará y controlará el mismo para dar la máxima seguridad jurídica a las empresas, los consumidores y los ciudadanos. Se creará un “Consejo de Asociación Conjunta”, que velará por que el acuerdo se aplique e interprete correctamente. El acuerdo contempla mecanismos vinculantes de aplicación y solución de controversias que tienen por objetivo garantizar que las empresas de la UE y el Reino Unido compitan en igualdad de condiciones, así como evitarán que cualquiera de las partes utilice su autonomía normativa para conceder subvenciones injustas o distorsionar la competencia. Ambas partes pueden tomar represalias en caso de violaciones del acuerdo, las cuáles se aplican a todos los ámbitos de la asociación económica.

La política y seguridad exterior y la cooperación en materia de defensa no están cubiertas por el Acuerdo, ya que el Reino Unido no quiso negociar este asunto. Por consiguiente, desde lo 1 de enero de 2021, no hay ningún marco establecido entre las partes para elaborar y coordinar respuestas conjuntas a los problemas de política exterior como la imposición de sanciones a nacionales o economías de terceros países.

Mismo con el nuevo acuerdo hay grandes cambios desde lo 1 de enero ya que el Reino Unido dejó el Mercado Único y la Unión Aduanera, así como todas las políticas de la UE y acuerdos internacionales. La libre circulación de personas, bienes, servicios y capitales entre las partes terminó, lo que crea barreras al comercio, a la movilidad y a los intercambios transfronterizos en ambas direcciones.

El Acuerdo de Retirada sigue vigente, protegiendo entre otras cosas los derechos de los ciudadanos de la UE y los nacionales del Reino Unido, los intereses financieros de la UE y la paz y la estabilidad en la isla de Irlanda. La raíz de la última reunión del Comité mixto UE-Reino Unido, celebrada el 17 de diciembre, Reino Unido aceptó retirar las cláusulas polémicas de su proyecto de ley sobre el mercado interior y se comprometió a no introducir ninguna disposición similar en su proyecto de ley fiscal.

Aplicación provisional hasta finales de febrero
El Consejo adoptó el pasado 29 de diciembre una decisión que autorizó a la firma del acuerdo por ambas partes y su aplicación provisional desde el 1 de enero. En esta línea es importante mencionar que debido la tardía conclusión de las negociaciones, la Comisión propuso aplicar el acuerdo de forma provisional hasta el 28 de febrero de 2021, con el objetivo de no comprometer el derecho del PE al control democrático.

Por consiguiente, queda esperar que el Parlamento Europeo dé su consentimiento al mismo y, una vez concluido dicho proceso, que el Consejo adopte una decisión sobre la conclusión del acuerdo.

Finalmente, la ratificación posterior por parte de los 27 Estados miembros no será necesaria ya que la Comisión considera que el acuerdo puede celebrarse como uno exclusivo de la UE dado que solo abarca ámbitos que son competencia de la Unión -ya sea exclusiva o compartida que los Estados miembros-.

Más información: Comisión Europea
Folleto sobre la nueva relación comercial UE- RU
Acuerdo de comercio y cooperación entre la UE y el Reino Unido
Firma del acuerdo entre la UE y el Reino Unido, 30 de diciembre 2020
El Consejo adopta una decisión sobre la firma del Acuerdo de comercio y cooperación entre la UE y el Reino Unido.

© Fundación Galicia Europa

ContactoAviso Legal