Las medidas de contingencia relativas a la ejecución y financiación del presupuesto de la UE para 2019 en caso de Brexit sin acuerdo adoptadas por el Consejo en el mes de julio tienen como objetivo reducir el impacto que una salida sin acuerdo tendría sobre la financiación de un gran número de sectores, tales como la investigación o la agricultura.

De acuerdo con el marco de contingencia acordado, el Reino Unido deberá confirmar por escrito que contribuirá a la financiación del presupuesto de la UE adoptado para 2019. También deberá aceptar los controles y auditorías necesarios para los programas y acciones de la UE y efectuar el primer pago al presupuesto de la UE para el período posterior a su retirada. Solo si se cumplen dichas condiciones se mantendrá la posibilidad para el Reino Unido y las entidades establecidas en el Reino Unido de optar a financiación a cargo del presupuesto de la UE para 2019. Dado que el Reino Unido pagará su contribución para la totalidad del ejercicio de 2019, el Reino Unido y las entidades establecidas en el Reino Unido también podrán optar en 2019 a que se les apliquen las condiciones establecidas en las convocatorias de propuestas, licitaciones, concursos u otros procedimientos que puedan tener como resultado la financiación con cargo al presupuesto de la Unión, salvo en casos específicos relacionados con la seguridad y la pérdida del Reino Unido de su calidad de miembro del Banco Europeo de Inversiones. Las medidas de contingencia relativas a la ejecución y financiación del presupuesto de la UE para 2019 en caso de Brexit sin acuerdo adoptadas por el Consejo en el mes de julio tienen como objetivo reducir el impacto que una salida sin acuerdo tendría sobre la financiación de un gran número de sectores, tales como la investigación o la agricultura. Por otra parte, las medidas de contingencia permitirán que se siga financiando a beneficiarios establecidos en Estados miembros de la UE si su facultad de optar a fondos de la UE depende de la pertenencia del Reino Unido a la UE, siempre que los contratos y actos jurídicos pertinentes hayan sido firmados o adoptados antes de la retirada del Reino Unido. Asimismo, el marco de contingencia no prejuzga que, en caso de retirada sin acuerdo, la UE y el Reino Unido puedan negociar un acuerdo económico, que deberá abarcar a la totalidad de las obligaciones recíprocas derivadas de la pertenencia del Reino Unido a la UE. Con las medidas acordadas hoy se pretende que las contribuciones relativas de los Estados miembros de la UE27 a la financiación del presupuesto de 2019 no se vean afectadas.

Antecedentes:

Desde que el Reino Unido notificó su intención de retirarse de la UE, la UE siempre ha declarado que tanto la UE como el Reino Unido deben respetar las obligaciones financieras derivadas de la totalidad del período de pertenencia del Reino Unido a la UE. Este principio se reiteró en las orientaciones del Consejo Europeo del 29 de abril de 2017 para las negociaciones sobre el Brexit (en virtud del artículo 50 del TUE) y quedó reflejado en el proyecto de Acuerdo de Retirada acordado por los veintisiete Estados miembros y el Gobierno del Reino Unido en noviembre de 2018. El hecho de que no se alcance un acuerdo de retirada en la fecha prevista al efecto no afectaría a este principio rector.

Fuente: Comunicado de prensa del Consejo de la Unión Europea

© Fundación Galicia Europa

ContactoAviso Legal