• El Reino Unido seguirá aplicando el Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte a partir del 1 de octubre
  • El representante británco justifica esta decisión en la necesidad de dar cierta seguridad y estabilidad a las empresas



Bruselas, 16 de septiembre de 2021. El pasado 6 de septiembre, el antiguo jefe negociador del Brexit del Reino Unido, David Frost, explicó en su discurso parlamentario que, para dar seguridad y estabilidad a las empresas, el Gobierno británico seguirá aplicando el Protocolo de Irlanda e Irlanda del Norte sobre la base actual, lo que incluye los periodos de gracia y las servidumes actualmente en vigor.


Desde la Unión Europea toman nota de la declaración ministerial del Reino Unido e insisten en que el Acuerdo de Retirada es un acuerdo internacional y que el Protocolo forma parte integrante del mismo, por lo que ambas partes están jurídicamente vinculadas al cumplimiento de las obligaciones que les imponen.


Igualmente, desde la Comisión Europea, manifestan que siguen buscando soluciones a largo plazo, flexibles y funcionales a los problemas que están experimentando los ciudadanos y las empresas de Irlanda del Norte derivados de la aplicación del Protocolo, pero que no accederán a una renegociación del mismo ya que, en su formato actual, es suficiente para asegurar la estabilidad y seguridad de la zona, así como para proteger el mercado único. El protocolo actual, según la UE, debe servir a las empresas y ciudadanos de Irlanda del Norte a acceder plenamente al Mercado Único.


Por último, la Comisión Europea recuerda su derecho a emprender nuevos procedimientos de infracción, incluso si, por el momento, no avanzó en el procedimiento ya iniciado en el mes de marzo.


Contexto 


El Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte es la solución conjunta que la UE encontró con el Primer Ministro Boris Johnson y David Frost -y que fue ratificada por el Parlamento del Reino Unido- para hacer frente a los singulares retos del Brexit. Su objetivo es proteger el Acuerdo del Viernes Santo (Belfast) en todas sus partes, manteniendo la paz y la estabilidad en Irlanda del Norte, evitando una frontera dura en la isla de Irlanda y preservando la integridad del mercado único de la UE.


Los periodos de gracia ya fueron ampliados con anterioridad en dos ocasiones: primero, en marzo, en una decisión unilateral del Reino Unido, y después, en julio, cuando ambas partes evitaron la prohibición de la importación de produtos cárnicos refrigerados que entraban en Irlanda del Norte desde Gran Bretaña.


Más información: Comisión EuropeaDeclaración de David Frost, antiguo jefe negociador del Brexit del Reino Unido, sobre el Protocolo de Irlanda e Irlanda del Norte

© Fundación Galicia Europa

ContactoAviso Legal